[Rede de Agricultura Sustentável]
 

ogm

Advertencia a los agricultores:
CUANDO LAS BARBAS DE PERCY VEAS CORTAR, PON LAS TUYAS A REMOJAR

Apuntes y deducciones de la brillante conferencia del agricultor canadiense Percy Schmeiser (Estelí – Nicaragua, 5 de noviembre de 2002).

Por Mariano Cereijo Gelo. (Consultor ambiental y ecologista español).

Lleva más de medio siglo de agricultor, en la zona oeste de Canadá, donde vive con su esposa y sus cinco hijos. Antes de que apareciera por su vida, una de las multinacionales más oscuras y poderosas del mundo: MONSANTO, en sus tierras brotaban la canola, la cebada y el trigo. Conserva esa práctica ancestral, popular y solidaria de guardar y compartir sus propias semillas, con los colegas campesinos. Millones de agricultores en el mundo lo hacen cada día. Trabaja también por que se respeten los derechos de agricultores y campesinos. Por eso, a sus 71 años, ha sido representante en el parlamento y en diferentes organismos regionales.

Percy está de gira por diversos países latinoamericanos. Viene a narrar todos los detalles de la batalla legal que está manteniendo con MONSANTO. Para que los agricultores del mundo entero, puedan conocer las interioridades y las sorpresas que les esperan, si aceptan comprar y cultivar semillas transgénicas. Por lo menos, que conozcan esa cara de la moneda, ocultada, maquillada y enterrada por los intereses de unas cuantas multinacionales.

El caballo de Troya en los campos de todo el mundo.

Los cultivos transgénicos, fueron publicitados como el milagro genético que iba a salvar al mundo de la pobreza y de la miseria. Semillas con genes nuevos, capaces de producir mejores cosechas, requerir menos agroquímicos, proporcionar alimentos mejor vitaminados, o crecer en zonas secas y extremas.

Desde el rabo hasta el hocico, el Caballo de Troya transgénico era bello y reluciente. Semejante monumento ecuestre, debía penetrar en las fibras sensibles de los ciudadanos y políticos del mundo. También en los números y en las cábalas de los agricultores.

Con el paso de los años, la realidad perifoneada por multitud de movimientos sociales difuminados por todo el mundo, ha ido derrumbando cada uno de estos pilares. A una buena cosecha de alimentos transgénicos, le aparece otra destruida o diezmada. Si hay un agricultor que ha disminuido la cantidad de herbicidas, hay otro que se ha hipotecado con el banco para poder comprarlos.

A estos chascos, han ido floreciendo otros argumentos que han situado a los cultivos y alimentos transgénicos, en una de la más movidas y zarandeadas telas de juicio. Me refiero a los ya reconocidos riesgos para la salud humana, o también, a los problemas y conflictos ecológicos y éticos.

Al caballo impecable del principio, se le empiezan a ver heridas de espuela. Sus piernas flaquean. Aquel impresionante corcel ha perdido el romanticismo. Envejece rápidamente. Como su compañera de noticieros y conferencias universitarias, conocida como Dolly. Descanse en paz. Poco a poco, se ha ido conociendo la realidad que alberga y guarda sigilosamente su interior canceroso. Su fundamento exclusivo, su único motivo de existir, respirar y trotar por los campos del mundo entero: Las patentes.

Un cultivo transgénico es propiedad de la multinacional, laboratorio, universidad, etc... que lo crea. Por lo tanto, cualquier uso de dicho cultivo, está sometido a las leyes sobre patentes, y a las condiciones y precios establecidos por su propietario.

El nuevo status quo transgénico-empresarial.

El Sr. Percy Schmeiser, relató en su conferencia, algunos de los puntos del contrato que MONSANTO hace firmar a los agricultores, que optan por utilizar las semillas transgénicas.

Quién lo hace, se compromete a no utilizar otras semillas distintas a las de MONSANTO. Además, está obligado a comprarle el herbicida a la misma multinacional. Curiosamente, este herbicida es el único que funciona con las semillas transgénicas. Dicho de otra manera, MONSANTO ha introducido una cerradura en la vida de las semillas, que solo se abre con una llave que vende la misma multinacional. Mediante esta quimérica técnica, el monopolio se consolida, el negocio se duplica y la dependencia del agricultor se agrava.

Sin saber el porque, el agricultor debe permanecer en silencio sin poder divulgar las cláusulas del contrato. Además, si incumple cualquier cláusula, puede enfrentar a los sofisticados equipos legales de MONSANTO en los tribunales.

Tiene que pagar a modo de licencia, 40 dólares por hectárea. El costo del herbicida es de 20. Y paga en semillas 45 dólares por hectárea. El total es de 105 dólares por hectárea y año, cuando anteriormente, el costo era de aproximadamente 30 dólares. En herbicidas solo gastaba 8 dólares, frente a los 20 que paga ahora. Es así, como MONSANTO fija los precios, aprovechando las condiciones contractuales y la dependencia de los agricultores.

Aceptar las condiciones de estas multinacionales, significará perder el control sobre su producción; ya que el objetivo final de estas empresas, no es otro que el de apropiarse, dominar y manejar la soberanía alimenticia de cada pueblo, comunidad o país. Además, la agricultura transgénica a gran escala, arriesgará la diversidad y variedad de semillas tradicionales utilizadas por los agricultores. Por lo que necesariamente, éstos tendrán que recurrir obligatoriamente a las semillas transgénicas y a sus multinacionales.

Una vez controlada la producción y creada la dependencia, el próximo paso del imperialismo transgénico, podría ser la distribución y venta de los cultivos. Los contratos incluirían una cláusula, donde obligarían al campesino a vender sus cultivos a la propia multinacional. Lógicamente, ésta establecería los precios más convenientes, ¡no para el campesino!, sino para la propia multinacional. Entraríamos en una época de “feudalismo parcial”, donde las multinacionales suministrarían las semillas y los agroquímicos, para acabar comprando y vendiendo los cultivos. El agricultor y sus tierras se reducirían a un burdo eslabón en toda esta cadena.

Aquel agricultor que no resistiera las condiciones económicas establecidas por las multinacionales, acabaría sucumbiendo a éstas y a los bancos. Perdería sus tierras. Probablemente a favor de las multinacionales. Llegaríamos a una fase de “feudalismo total”, y por supuesto, a un monopolio de la ¡alimentación! La tierra, las semillas, los insumos, la tecnología, la producción y la venta pasarían a manos de la multinacional. El agricultor lo perdería todo. Ya no sería independiente. Dependería. En el mejor de los casos, sería contratado por la multinacional para trabajar las tierras. Posiblemente a cambio de salarios y condiciones deleznables y patéticas. Reincidiríamos en las terribles relaciones entre el norte y el sur, aumentando la distancia entre ambos.

Unido a medidas políticas (Algunas de ellas ya estipuladas en el ALCA o en Tratados de Libre Comercio), a través de políticos vendepatrias, con el fin de ahogar al pequeño agricultor resistente a las nuevas fórmulas y doctrinas neoliberales, acabaría en el mono u oligopolio de la alimentación. Las multinacionales controlarían el mercado y dictarían las condiciones. Las propias leyes que liberan el mercado, provocarían una dictadura en el mercado de la alimentación.

Este proceso, podría acelerarse debido a la fuerte oposición por parte del consumidor a los cultivos transgénicos, palpable sobretodo en Europa. Ante un agricultor reacio a cultivar transgénicos, debido al rechazo por parte de la sociedad a este tipo de alimentos, las multinacionales deberían buscar nuevas fórmulas y soluciones para dar salida a los cultivos transgénicos.

El control sobre el mercado, aparte del beneficio económico y del poder que ostentaría dicha multinacional; podría significar la herramienta definitiva para dar entrada libre a los transgénicos en cualquier sitio. Los lobbies, la OMC, los políticos corruptos, las agendas neoliberales y el poder mediático, harían el resto.

Todos los que comemos para vivir, nos veríamos obligados a tragar las condiciones y los precios establecidos por cuatro extraterrestres de Wall Street. Podríamos degustar maíz transgénico atiborrado de pesticidas, insecticidas y herbicidas; sin poder elegir unas condiciones mejores.

Las consecuencias derivadas de la dependencia hacia las multinacionales, el emergente imperialismo agrícola-transgénico, y los elevados precios de sus semillas, herbicidas, licencias, etc...; desembocarían en una situación de agonía y crisis para los agricultores. Muchos de éstos se verían arruinados y atrapados. Obligados a dejar el campo y emigrar hacia las ciudades. Allí se establecerían en barrios periféricos, conformando nuevos círculos de pobreza, que traerían consigo más miseria, desempleo, exclusión, etc... Vender agua helada en las calles o lustrar por los mercados, sería el futuro para sus hijos.

Todos estos datos, derrumban una de las teorías esenciales y angulares, esgrimidas por las multinacionales en sus campañas publicitarias: El beneficio económico.

Pero a las connotaciones económicas, se suman impactantes e impresionantes consecuencias sociales y estructurales. Es por eso, que la lucha contra el colonialismo transgénico y sus multinacionales, también debe ser impulsada y arropada, por otras ONG’s y asociaciones que actualmente trabajan por el desarrollo de los pueblos. Cualquier omisión de éstas, puede ser entendida como una contradicción grave respecto a sus principios y objetivos.

Policía Genética: el brazo represor de MONSANTO.

Percy, también detalló las medidas “policiales” y psicológicas, empleadas para llevar un control sobre los agricultores. MONSANTO ha creado su propio ejército (Policía Genética), que intimida a los agricultores y vigila los campos de cultivo, en busca de cualquier pesquisa que pueda ir en contra de sus intereses.

Percy explicaba, que generalmente, los miembros de la policía genética no son novatos, sino experimentados expolicias. Ante cualquier sospecha realizan verificaciones. Lo primero que hacen es irrumpir sin autorización, en los campos y propiedades del agricultor. Recogen muestras sin permiso de éste. Y lo intimidan aludiendo fuertes sanciones ante un tribunal.

Esto es práctica común, en agricultores que han firmado el contrato, y también en aquellos que no lo han hecho. A los primeros por si han incumplido alguna cláusula del contrato, y a los segundos, por si están utilizando semillas transgénicas sin autorización.

Cuando los casos avanzan, se remiten cartas a otros productores, explicando los pormenores de las denuncias a los agricultores que supuestamente han infringido el contrato. De esta manera, se logra “avisarlos” y amedrentarlos.

También se han creado líneas telefónicas para que agricultores serviles y comehuesos, denuncien a sus compañeros si consideran que éstos han infringido alguna condición del contrato. Todo este abanico de chantajes, controles y amenazas, han ocasionado efectos psicológicos muy negativos, tanto para los productores como para las familias de éstos.

El caso de Percy.

Imagínense el siguiente caso. Una empresa realiza un vertido muy tóxico en un río. Dicho vertido se propaga por la rivera y llega a un municipio. Las aguas contaminadas por el vertido, son utilizadas en los cultivos de dicho municipio. El caso llega a los tribunales, y el juez ¡¡condena a los agricultores, porque los vertidos tóxicos son propiedad de la empresa, y han sido utilizados para “regar” los campos, sin autorización de ésta!!. Carnavalesco ¿no?.

Pues algo similar le sucedió a Percy. Él no firmó ningún contrato con MONSANTO. Tampoco utilizó semillas transgénicas en sus campos. El polen proveniente de cultivos transgénicos ubicados cerca, invadió su finca y contaminó con genes transgénicos sus cultivos. Esta “invasión”, es un fenómeno natural e imposible de controlar denominado polinización.

MONSANTO entendió que Percy había utilizado sus semillas transgénicas ilegalmente, sin firmar el contrato, y sin aceptar las condiciones de la multinacional. Por este motivo, Percy fue denunciado en 1998 y se entabló un juicio. El periodo de prueba duró dos años. Nunca se pudo probar que Percy robó o utilizó semillas transgénicas de MONSANTO. Como no se pudo demostrar, alegaron que lo principal era que existían cultivos con propiedades transgénicas en las tierras de Percy.

El juez lo declaró culpable. Le propusieron un arreglo por 10.000 US$. No aceptó, y hasta el momento lleva invertidos 200.000 US$ en todo el proceso. MONSANTO quiere apropiarse de su producción porque alega que es suya. También quieren expropiarle su casa y sus tierras.

Percy apeló la sentencia, y está esperando la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Canadá. Pero si dicho estamento, mantuviera el veredicto inicial, ¿Qué significado tendría?, ¿Cuáles serían sus consecuencias?.

Contaminación genética: El punto de inflexión.

Una semilla tradicional con ciertas características, y de nombre A; si se contamina con genes transgénicos, deja de ser A para siempre. Se erosiona, perdiendo características propias, y gracias a los genes nuevos, A puede adquirir propiedades inéditas y no deseadas por los agricultores.

Desde que se inició la lucha contra este tipo de cultivos, una de las principales amenazas señaladas y subrayadas por organismos y asociaciones de todo tipo, ha sido precisamente el peligro de contaminación genética. Actualmente, se conocen ya varios casos en el mundo de contaminación genética.

Hoy en día, hasta las mismas multinacionales evitan hablar de este fenómeno. Pero, si la sentencia contra Percy se mantiene, la cosa cambia radicalmente. Sin duda alguna, estoy hablando de un punto de inflexión histórico en el comercio de semillas transgénicas.

Una sentencia en contra de Percy, es un estímulo para que las multinacionales contaminen impunemente todos los campos del mundo con polen y semillas transgénicas, y encima ganen mucha plata. Además de ser una guillotina para los agricultores, para los consumidores, para la soberanía alimenticia y para la seguridad alimenticia; también es una amenaza intolerable para el medio ambiente. Y una repugnante, patética y lamentable maniobra política y económica, que transforma la democracia en chanchocracia.

Una sentencia de esta índole, motivaría a las multinacionales a contaminar. De la misma manera que constituyeron la “Policía Genética”, podrían crear las “Brigadas Contaminantes”. En secreto y ocultamente, por las noches recorrerían los campos de cultivo, regando miles de semillas transgénicas. También podrían bombardear las semillas vía aérea. Como se hace con los agroquímicos. Una vez crecidas, repetirían la misma jugada que sufrió Percy. Los sicarios tomarían muestras, para entablar juicios con los agricultores y demandarlos hasta no poder aguantar más.

Una sentencia en contra de Percy, incentivaría a las multinacionales a crear semillas todavía más maquiavélicas. Manipulaciones transgénicas que proporcionaran a las nuevos cultivos, polen en más cantidad, o polen más ligero que alcanzara distancias más largas, con la ayuda inocente del viento. También se podría crear un polen mucho más pegajoso, que se mantuviera durante más tiempo en el cuerpo de los insectos. O crear flores más vistosas para atraer a éstos.

Toda especulación vale. El fin es alterar el polen de los cultivos transgénicos, para que éste sea más propenso a contaminar las plantaciones normales, y así, poder acusar al agricultor por apropiarse de la “propiedad intelectual” de las multinacionales.

Como bien indicó Percy, una posible solución para cubrirse de las embestidas legales de MONSANTO, es contraer siempre el famoso contrato. Es decir, independientemente de que los cultivos sean transgénicos o tradicionales, pagar siempre la licencia, por si existe contaminación, evitar el litigio y la represión judicial.

Una sentencia en contra de Percy, abrirá un agujero negro en el devenir de la agricultura tradicional. Millones de agricultores en el mundo, serán víctimas potenciales del avance de las multinacionales, por el control de la alimentación del mundo. Y ya me lo dijo Julio Sánchez, de Centro Humboldt – Nicaragua, “Quién domina la alimentación, domina el mundo”. ¿Serán los transgénicos, un instrumento más de la Administración Bush para moldear el mundo a su gusto?

 


AGRICULTURA Y TRATADO DE LIBRE COMERCIO

Consecuencias para los agricultores canadienses, del Tratado de Libre Comercio (NAFTA) entre Estados Unidos, México y Canada, según Percy Schmeiser.

-Desde la firma del NAFTA, 50.000 agricultores canadienses se han arruinado.

-Las exportaciones aumentaron, pero las ganancias de los agricultores han disminuido.

-La deuda de los agricultores se ha duplicado.

-Subvenciones y ayudas se han visto mermadas.

-El costo de los insumos se ha incrementado.

-El poder de producción está en manos de las multinacionales, y éstas, acaban ahogando al pequeño agricultor.

-La competencia del mercado, ha favorecido a los productores grandes.

-Por regla general, en los lugares donde se han implementado políticas de libre comercio, la experiencia para los productores pequeños ha sido muy negativa.

-Además, las políticas neoliberales solo tienen un sentido de circulación. Para el otro lado (Estados Unidos), existen barreras y medidas proteccionistas, para evitar descalabros y crisis en su economía.

 

Página Anterior Inscreva-se na Rede   Fale conosco Envie-nos Documentos

Rede de Agricultura Sustentável é um serviço gratuito de Cristiano Cardoso Gomes, e contou com o apoio da Broederlijk Delen


Ya Banner Exchange